El azúcar es y ha sido un elemento presente en la dieta del hombre desde la antigüedad. Se piensa que desde el 4500 a.C. ya se utilizaba en su forma más natural, millones de hombres llevan consumiendo este ingrediente y numerosas civilizaciones lo han incorporado a su dieta por generaciones.

¿Cuál es el problema hoy en día, por qué su consumo se ha convertido en algo controvertido?

En primer lugar, el azúcar no tiene valor nutritivo, lo que consumimos en la actualidad es mayoritariamente refinado, necesita un proceso industrial para su obtención, con lo que los posibles nutrientes y beneficios de su origen natural se pierden.

En segundo lugar, es altamente adictivo, mucho más de lo que imaginamos, los expertos indican que podría equipararse al tabaco y otras sustancias adictivas tan nocivas como la cocaína. ¿Te imaginas las implicaciones ? Y en tercer lugar y no menos importante, nuestra alimentación está sobresaturada de azúcares. Los consumimos constantemente, son omnipresente en multitud de productos lo sepamos o no.

 

50 denominaciones diferentes del azúcar

Hay un gran desconocimiento respecto a los ingredientes y sustancias químicas no naturales que llevan los productos procesados y también la proporción total de esas sustancias. En el caso del azúcar es sorprendente ver la cantidad de productos que lo lleven, lo imaginemos o no. No sólo los refrescos, lácteos, carnes, salsas, aperitivos, pizzas, pan… la lista es interminable. Uno de los motivos de que no lo sepamos es que hay más de 50 denominaciones diferentes para el azúcar, es normal que te cueste detectarlo en las etiquetas. Algunas de ellas son:

 

Cebada de malta
Jarabe de maíz
Dextrina
Dextrosa
Malta diastática
Etil maltol
Glucosa
Jarabe de malta
Maltosa
D-ribosa
Jarabe de arroz
Galactosa
Maltodextrina
Sólidos de glucosa
Melaza
Melaza negra
Jarabe de mantequilla
Cristales de jugo de caña
Jugo de caña evaporado
Caramelo
Jarabe de ceratonia siliqua (o algarrobo)
Jugo de fruta
Jugo de fruta concentrado
Melaza de arroz
Sólidos de jarabe de maíz
Sirope dorado
Melaza
Azúcar turbinado
Azúcar de Castor

 

Toma el control de tu alimentación

Si te preocupa tu salud, si deseas cuidarte y cuidar a tu familia, es imprescindible que tomes el control de la alimentación. Si compras habitualmente productos procesados, que muchos de nosotros lo hacemos ya que es son parte fundamental de nuestra dieta, por favor, presta un poco de atención a lo que te llevas a casa, mira las etiquetas, y sé consciente de que por muy saludable que parezca lo más probable es que lleve muchos extras adicionales y como no azúcar.

 

Cómo el azúcar te roba la salud

Cada vez son más los estudios de salud que alertan sobre como muchas de las enfermedades que padecemos provienen de una dieta pobre en nutrientes y alta en azúcar. Os mostramos una lista de las mas comunes.

  • Daña el hígado

  • Interfiere en la absorción de calcio y de magnesio.

  • Debilita tu corazón

  • Debilita tu sistema inmunológico.

  • Aumenta las probabilidades de tener cáncer (mama, metástasis pulmonar, cáncer de colon y páncreas)

  • Favorece los cálculos renales

  • Empeora tu memoria

  • Interfiere en la absorción de proteínas

  • Produce alteraciones en el sueño

  • Favorece la diabetes tipo 2

  • Favorece los problemas de la piel

  • Favorece la caída del cabello

  • El azúcar engorda

  • Estropea tus dientes

  • Nos lleva sin saberlo al envejecimiento prematuro

 

Un año sin azúcar

Para controlar entonces tu salud, es imprescindible reducir en la medida de lo posible su consumo. Un ejemplo de ello es el de la autora del libro Un año sin azucar , Eve Schaub, nos relata cómo, junto a su familia, consiguieron pasar un año sin tomar nada de azúcar y lo que aprendieron sobre la alimentación procesada.

Es un relato interesante que nos hace reflexionar profundamente sobre lo que hay en los supermercados y cómo dejamos en manos de la industria una de nuestras mayores posesiones: nuestra salud.

Eve schaub Un año sin azucar

Eve schaub Un año sin azucar

 

Nuevos hábitos, romper el círculo

Puede que te apetezca seguir el ejemplo de esta familia y dar un giro de 180 grados en tu alimentación, o quizá optes por pequeños retos saludables.

Reducir el consumo de azúcar procesado diario al mínimo, es ya un buen comienzo, deja la bollería, los refrescos, revisa las etiquetas y reduce también el consumo productos con sabor dulce en tu dieta, pruébalo, mira cómo te sientes, cómo está tu nivel de energía, cómo son tus digestiones, tu piel y cómo te sientes emocionalmente.

Algunos efectos serán visibles en poco tiempo y otros serán a largo plazo, indudablemente le vas a dar a tu cuerpo una nueva oportunidad para un futuro más saludable.